Cerritos San Luis Potosi Mexico - Nota Historica

En la época colonial se le conoció con el nombre de "€œRancho de San Juan de los Cerritos"€, en 1826 recibe el título de "€œVilla de Cerritos"€ y en el año de 1830 adquiere categoría política de municipio hasta la fecha. Su cabecera municipal se encuentra ubicada en una explanada entre pequeños cerros.

El escudo del municipio de Cerritos S.L.P. consta de una panorámica de la capilla de Nuestro Padre Jesús, que es la más representativa de Cerritos por encontrarse en la punta del Cerro de la Cruz. Atrás se ve el cerro de San Pedro y abajo se ven las milpas. También tiene dos elotes, ya que al municipio en algún tiempo se le llamó "€œEl Granero del Estado"€ debido a la gran cantidad de maíz que se cosechaba. Abajo del escudo está la leyenda de "€œCerritos, S.L.P., Granero del Estado"€.

El territorio del actual municipio de Cerritos estuvo habitado en la antigüedad por tribus nómadas de los salvajes chichimecas, nombre genérico con que se designaba a diversas tribus de las distintas parcialidades entre las que destacan: guachichiles, guamares, macolíes, cascanes, guaxabanes, copuces, etc.

También se sabe que en una época posterior, en esta zona convivieron los huastecos con las tribus nómadas ya descritas. Inclusive se puede señalar concretamente un sitio huasteco localizado cerca de la población de Cerritos y ese fue la hacienda de Derramaderos.

Otra de las tribus indígenas que convivieron con los salvajes chichimecas fueron los pames, y para afirmarlo tenemos todavía el testimonio humano. Actualmente hay pames en el territorio de Cerritos.

Hasta aquí la época prehispánica de Cerritos y el advenimiento de la conquista, los españoles comenzaron a llegar a esta región del altiplano potosino a fines del siglo XVI. Ellos fueron los misioneros franciscanos impulsados por sus labores de evangelización y los conquistadores, éstos movidos por la codicia del oro y minerales que explotar.

El desarrollo del vecino Guadalcázar ha estado relacionado con Cerritos; la explotación del mineral de Guadalcázar trajo una dependencia a Cerritos, no sólo en lo económico sino también en lo político y religioso.

Esto duró muchos años hasta que los vecinos de lo que era el rancho de San Juan de los Cerritos decidieron emanciparse de Guadalcázar para buscar su propio destino, esto fue hasta después de consumada la Independencia nacional.

En estas condiciones estaba ya entrado el siglo XVII. Llegaban y salían del rancho gentes que iban a Guadalcázar o venían de allá. Eran mineros sin fortuna, simples personas de trabajo, comerciantes y agricultores. Unos se iban pronto, otros se quedaban. Uno de ellos tenía tiempo allí, era un español, se conceptuaba como uno de los primeros pobladores del rancho de San Juan de los Cerritos, se llamaba Martín Turrubiartes y se decía capitán de las milicias virreinales.

No sabemos cuando ni como murió Turrubiartes, ni si dejó descendencia, pero existe en Cerritos una localidad que tiene en su nombre el apellido de este personaje, y además lo ostentan muchas familias de la región.

Pasaron los años y vino la guerra de Independencia. El pueblo ya había crecido y tenía regular vecindad; Cerritos no registró ninguna actividad relacionada con esta revuelta

En el año de 1826 el Congreso del Estado erigió a Cerritos con la categoría de Municipio. Debe de agregarse que la Legislatura del Estado, con posterioridad dictó el texto de la Ley sobre Arreglo de los Municipios del Estado, que es el decreto No. 67 promulgado el 23 de abril de 1830, el cuál en su artículo 9o.

declara que Cerritos se constituiría de los terrenos de Cerritos mismo y las haciendas de Derramaderos y San Cristóbal con las congregaciones y ranchos del Rincón de Turrubiartes, San Pedro de los Hernández y Cerrito Blanco.

Este texto legal determinó inicialmente la jurisdicción municipal de Cerritos, lo que se observó hasta 1859 en que le fueron agregados al municipio algunos poblados, haciendas y rancherías pertenecientes a Guadalcázar, Armadillo y La Carbonera (ahora Villa Juárez).

La vida de Cerritos dependía de las actividades de sus habitantes en la agricultura y la ganadería. Siendo evidente que el pueblo mejoraba en su población y su comercio; tan resultó así que en el año de 1859, no obstante la guerra de Reforma que sangraba entonces al país, Cerritos elevaba su categoría política.

En 1859, siendo Gobernador Interino del Estado don Vicente Chicosein, se promulgó un decreto con fecha 22 de julio, por el cuál se ordenó una nueva modificación respecto a las jurisdicciones de Guadalcázar, Cerritos y Armadillo y por ese decreto resultó que Cerritos quedó con categoría de cabecera del Partido de su mismo nombre.

Asimismo se declaró que pasarían a su jurisdicción las localidades: Puerto de San José, Corrales, San Lázaro, San Isidro, Agua del Toro y Joyitas que pertenecían a Guadalcázar.

También pasarían a su jurisdicción las localidades: Joya de Luna, Palmito, Labor de San Diego con sus anexos Sotolar y Labor de Viena que pertenecían a Armadillo.

Cerritos SLP

Sobrevino la guerra con Francia y en 1866, se registraron algunas secundarias acciones de armas en Cerritos, acaso la más importante tuvo lugar en la hacienda de La Labor de San Diego, ubicada cerca del límite con el vecino municipio de San Nicolás Tolentino.

El combate se desarrolló el 12 de abril , ahí murieron los patriotas cerritenses: Francisco Castillo, Manuel Galván y Juan Castillo Briseño.

En el año de 1888 se inauguró la vía del ferrocarril San Luis Potosí - Tampico. Esta época fue de gran animación comercial en el pueblo, aumentó la población y se fomentaron los negocios; se ordenó construir una estación del ferrocarril en el punto inmediato a Cerritos en el cuál se construyó un gran tinaco para el abastecimiento de las locomotoras.

Dos años más tarde, en 1890 se comenzaron las obras de abastecimiento de agua a la población; la pavimentación y el empedrado de calles y plaza principal, y se tendió la vía férrea para los carros de transporte del centro a la estación.

En el año de 1899, se inauguró la comunicación telefónica entre San Luis Potosí y Cerritos por medio de las líneas telefónicas de la empresa "€œEspinosa y Cuevas y Hnos"€. Este servicio concluyó ya iniciada la Revolución y Cerritos se mantuvo muchos años sin comunicación telefónica hasta 1939 en que la compañía telegráfica y telefónica mexicana lo estableció.

Durante la segunda mitad del siglo XIX se comenzaron a formar en la región las grandes haciendas que por su agricultura y ganadería dieron vida a la población, ellas fueron: San Cristóbal, Santa Clara, Derramaderos, Joya de Luna, Labor de San Diego, hacienda del Gato, El Gavilán, Cerros Blancos, Agua del Toro y otras de menor importancia.

Cerritos vivía una época de optimismo y progreso en el año de 1900, en dicho año se instaló la oficina telegráfica. El 18 de marzo de ese año se inauguró el reloj municipal ubicado en una de las torres de la iglesia

Sobre el servicio de alumbrado público debe decirse que en el año de 1896 y por iniciativa del señor Marco Vives, se instaló el servicio de alumbrado público en la plaza principal y en las calles céntricas de la ciudad. Los aparatos quemaban gas de carbono. Este sistema duró hasta 1912 en que el señor Pedro Montoya proporcionó el servicio con una pequeña planta que producía la energía eléctrica apenas para la plaza principal y calles cercanas.

En el año de 1920, el 15 de julio, el Concejo Municipal celebró contrato con el señor José Campos para la instalación del alumbrado público eléctrico. En el año de 1921 y siendo Gobernador del Estado el doctor Abel Cano, se aprobó el 15 de septiembre del referido año, el contrato-concesión para el establecimiento de una planta de luz eléctrica, para el servicio público.

En el año de 1908 se designó una comisión municipal encabezada por el señor Rafael Nieto, para la construcción del kiosco de la plaza principal; se organizó una colecta entre los vecinos de la población y el kiosco pudo ser inaugurado el 15 de septiembre de 1908. Se integró también en ese año la Banda de Música que estuvo dirigida por el maestro Evaristo Castillo Silva y la integraban 15 músicos.

Para entonces ya habían aparecido en cerritos alguno periódicos, ellos fueron: "€œEl Eco del Pueblo"€, publicado durante los años de 1905 y 1906; "€œEl Chisgarabis"€, publicado en el año de 1908; la imprenta de este periódico se ha señalado como la primera que llegó a Cerritos. Otro periódico de aquella época fue el "€œÓrgano del Centenario"€, publicado en 1908.

Pronto sobrevino la Revolución; las primeras noticias sobre esta sublevación armada en la región de Cerritos son vagas e imprecisas, especialmente en la que hace al lugar donde se sucedieron los hechos y el nombre de los cabecillas rebeldes;

así por ejemplo se dice que en 1912, sin precisarse el mes, fueron despedidos de las minas de sulfuro, cerca de Cerritos, 700 trabajadores de las cuales una gran cantidad decidió unirse a los rebeldes; sin precisarse a cuales rebeldes, ni donde se unieron a ellos.

Por otra parte sabemos que en 1913 hubo levantamientos en Cerritos, alzándose en armas los cabecillas Adolfo Flores y Florencio Galván, teniéndose conocimiento también que se levantó en armas Adalberto de Ávila en compañía de otros revolucionarios.

En abril de 1913 una partida de revolucionarios al mando de Pablo González tomaron la plaza de Ciudad Victoria, Tamaulipas, defendida por el huertista Antonio Z. Rábago, quién ordenó destruir todo su armamento y que lo que quedaba de su derrotada columna militar, saliera de Ciudad Victoria rumbo a Cerritos.

Así llegaron a Cerritos las familias en desgracia y los soldados en derrota; desde ahí el coronel Urquiza se comunicó con la Secretaría de Guerra, la cuál le ordenó que se trasladase a Monterrey vía San Luis.

El 3 de mayo de 1914, Cerritos fue atacado por Adalberto de Ávila quién tomó la plaza después de un sangriento combate contra las fuerzas huertistas que la defendían. Ocho días antes de este combate, los cedillistas habían atacado la plaza de Cerritos siendo rechazados.

Después de mayo de 1914, los revolucionarios Adalberto de Ávila, los Carrera Torres y los cedillistas continuaron ocupando la plaza de Cerritos; no existiendo datos de haber sido rescatada por las tropas constitucionalistas. Teniendo conocimiento de que el 8 de julio de 1915, todavía los villistas conservaban en su poder la plaza al mando del capitán Francisco Molina Rivete que hacía en la población ocupada toda clase de desmanes.

Los villistas salieron de Cerritos en días posteriores, yendo a San Luis Potosí, de donde salieron luego por el bajío de Guanajuato. Pero en la región de Cerritos quedaron todavía los cedillistas combatiendo como rebeldes al constitusionalismo hasta 1920 en que Cedillo se unió al Plan de Agua Prieta.

Todavía en agosto 16 de 1917, el general Miguel Acosta sostuvo una escaramuza militar en contra del cedillismo en Cerritos, siendo este el último combate registrado en la ciudad